Deseame suerte, flor naciendo

Deséame suerte

Hace años descubrí el significado de firmeza; perseverancia; esfuerzo; lágrimas y valor para arriesgar: “Gracias por creer en vuestros sueños, porque son los míos“ y, aunque suene utópico, desde entonces por muchas avalanchas o espinas en la ardiente oscuridad, no dejo de sonreír al anhelar “contigo siempre“, perseguir la ilusión hacia el dorado, enderezar el rumbo de mis sueños y sentir con fuerza el canto a la libertad.

Cada paso marca un nuevo camino. El timón había girado demasiadas veces como para considerar que esta sería la última, así que decidí ponerme las botas, salir a faenar, adentrarme en un mar de dudas y mirar frente a frente al recelo y la confusión.
Cometí una y mil veces el mismo error. Nunca es demasiado tarde para nadar a contracorriente y al fin sentir el viento a favor (maravillas de la condición humana).

Empecé con más fallos que aciertos. Tardé meses en rozar tímidamente la receta definitiva.
Alma, miedo y músicos de guardia en cada segundo que aprovechaba para leer y releer los ingredientes y matices adecuados; experimentaba; mezclaba y analizaba el resultado final con media sonrisa que me hacía titubear. Tras mirar el cuaderno del “perpetuo comienzo“ una, dos, tres veces… ¡perdí la cuenta! comencé a coger el tranquillo e ir obteniendo resultados.
Mi familia formó parte de los desperfectos. Inmensas preguntas y nuevas mañanas desde el rompeolas. Las críticas constructivas me ayudaron a  reformular, recuperar el brillo en la mano, olvidar el quizás, respirar y evolucionar.
¡Me olvide de lo demás!

¿Alma Avellana? ¿Obrador? ¿Ecológico? Las cosas que quieres, menos decir adiós, mi mejor versión.

Mañana será otro día gris, no te arrepientas.
Aprendiendo a vivir.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies